Bienvenido a Cross-Fire, un foro de rol ambientado en los siglos pasados, donde el vaticano ha creado una división especial de sacerdotes para dar muerte santa a aquellas criaturas inhumanas que habitan en la oscuridad de la noche. Recuerda que este es un foro de rol YAOI, es decir Hombre x Hombre. Si no te gusta este género, por favor, no te molestes en pasar.



Mejores posteadores
Giovanni Crivello (380)
 
Lesther (351)
 
Beleriand (273)
 
Myuka (170)
 
Gautlier Tudor (155)
 
Orfeo (115)
 
Gabriel Navarro (79)
 
Faltreon (37)
 
Keiht (30)
 
Drachen Schatten Adrik (30)
 

Foro



  
















.:Click Aquí:.

R e t o

Ir abajo

R e t o

Mensaje  Beleriand el Mar Mayo 01, 2012 2:20 pm

[Continuación de http://cross-fire.forosactivos.net/t127p15-encuentro-programado-beleriand-orfeo#1781]
Por suerte el pueblo se encontraba más deshabitado de lo normal, y si esque nos topamos con algún humano fue nuestra velocidad la que nos ayudó a no ser vistos. Me preocupaba que el otro no fuera capaz de mantener el sigilo y silencio en la primera parte de nuestro reto, pero lo había hecho bastante bien, aun si parecía no estar demasiado acostumbrado a utilizar sus cuatro patas en un comienzo ¿o había sido mi imaginación? Como fuera, estabamos frente a la entrada trasera del Vaticano, pese a no ser tan vigilada como el resto del lugar, seguía estando ridículamente protegida por sacerdotes y cazadores.

En esta forma no sería capaz de explicar claramente la forma de entrar, pues aun más ruido causaría dentro. Opté por volver a mi forma humana para hacer todo más sencillo. -Escucha...Es más fácil entrar si mantienes tu forma animal y humana a la vez...pero sólo si eres capaz de controlarte así. Para llegar a la Sala de Torturas necesitaras volver a tu forma humana, para no levantar sospechas...¿Entendido? -Instruí y antes de volver a mi forma animal añadí- Desde aquí corre por tu cuenta. -Mi pelaje blanco volvió solo en la parte superior de mi cabeza, parte de las piernas y brazos los cuales tenían una musculatura mucho mayor a la de una persona ordinaria, también contaba con la cola del lobo, la cual me ayudaría a mantener mi equilibrio de mejor manera. Corrí agilmente, manteniendome oculto en las sombras de la noche hasta lograr pasar por entre los guardias, gracias al tamaño más pequeño que el de un lobo no fui visto. Esperaba que el muchacho no desertara al comienzo.
avatar
Beleriand
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 273
Puntos : 186
Fecha de inscripción : 31/08/2011
Localización : Afueras de la ciudad

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Orfeo el Mar Mayo 01, 2012 7:05 pm

Suspire un poco aliviado, al principio un poco de problemas, pero me había controlado bastante bien a decir verdad, ahora andábamos atravesando el pueblo, yo le seguía con paso seguro, supongo que en parte ayudo el no encontrarnos con personas, con la velocidad no había problema, después de todo no era un lento.

Al fin nos detuvimos frente a una entrada trasera, por alguna razón aquel acabado de la estructura se me hacia familiar, me dio la sensación de que antes ya había estado ahí, y de hecho ya lo había estado, no justo en ese lugar, pero si en las catacumbas.

No le di más importancia a recuerdos porque ahora comenzaba el verdadero reto y a juzgar por el ambiente tenso, no sería nada fácil cumplirlo, pero bueno no era hora de ponerse nervioso sin si quiera haber empezado.

Sin avisar, mi acompañante albino recupero su forma humana. No puedo negar que era impresionante la rapidez con la que lograba cambiar de forma, pero deje de lado estos pensamientos porque tuve que escucharle atento. Moví mis orejas un poco angustiado por su instrucción, me estaba diciendo que necesitaba tomar una forma hibrida, no estaba seguro de poderlo hacer, pero orgullo, mi orgullo me iba a obligar a intentarlo de una u otra forma, así me llevara toda la noche. Le mire cuando me da la despedida, entonces toma la forma hibrida. “presumido” pensé para mis adentros pero no era un momento adecuado para discutir o hacer bromas.

Aferre mis patas al suelo y haciendo un esfuerzo por sacar mi instinto y ayudarme a transformarme. Fue milagro o mi orgullo pero logre retomar de golpe mi cuerpo humano. Perfecto, ahora a transformarme en hibrido. ¿Qué si lo logre?... bueno algo así. Logre sacar mis garras, mis orejas y mi cola, fuera de eso nada mas, Pero bueno para ser un inexperto supuse que estuvo bien, al menos podría moverme con más agilidad que si tan solo contara con mi cuerpo humano.

Trague saliva y en un momento de valentía (quizás un poco estúpida impulsada por el orgullo) me dispuse a entrar, despacio, sin hacer ruido, moviéndome con la ayuda de las sombras que me cubrían bastante bien. Dando unos cuantos pasos agiles lo conseguí. Estuve dentro y pude divisar un gran espectáculo, jaulas, cuerdas algunas cosas extrañas. Bien ahora el siguiente paso era elegir algo sin ser descubierto.
avatar
Orfeo
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 115
Puntos : 92
Fecha de inscripción : 09/11/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Beleriand el Lun Mayo 07, 2012 5:36 pm

Luego de ingresar a la entrada que nos llevaría a la Sala de Torturas me escondí, entre las sombras para no ser detectado incluso si me quedaba quieto, volví a mi forma humana para pasar un poco más desaparcivido, y me quedé de esta forma hasta que pude ver que el chico había logrado entrar sin llamar la atención de los guardias ni que lo hubiesen atacado los cazadores. ¿Por qué diablos me preocupaba de mi rival? Me cuestioné a mi mismo, pero la respuesta era bastante simple. Sí, me recordaba a mí, pero no por eso debía vivir lo que yo en este horrible lugar. Cierto sentimiento de sobre protección nació en mi interior. Me arrepentía de esta estúpida competencia, y solo esperaba que las cosas salieran bien para ambos.

Cuando ya ambos estabamos dentro me relajé, el solo debía ser cauteloso y discreto para no ser visto, hasta llegar a la puerta de la Sala de Torturas sería fácil. Sólo esperaba que no fuese tan tonto como para atacar a alguien, no veníamos aquí a matar o a que todos los guardias se nos avalanzaran ensima. Volví a mi forma híbrida para recorrer el lugar agilmente, volviendo de a ratos mi forma humana, para esconderme.

El pasillo llegó a su fin, sin moros en la costa, por suerte. Llegué primero, pero no esperé a que el muchacho me alcanzara para abrir la puerta, rompiendo la cerradura de un arañazo, eso solo nos atrasaría aun más y volvería todo mas peligroso. Cuando llegara solo debía pasar de largo.

El lugar era igual de escalofriante que hace unos años.

No había nadie...Un escalosfrío me recorrió todo el cuerpo.
avatar
Beleriand
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 273
Puntos : 186
Fecha de inscripción : 31/08/2011
Localización : Afueras de la ciudad

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Orfeo el Mar Mayo 08, 2012 6:42 pm

Me era un tanto desesperante ver al albino llevándome ventaja, como podía seguirle el paso yo iba escondiéndome lo mejor posible pero el otro sin duda era mucho más experto. Se transformaba a como se le daba su gana sin hacer casi nada de esfuerzo prácticamente. Yo a duras penas estaba comenzando a acostumbrarme a la forma hibrida que de milagro logre tomar. Tanto así que perdí el equilibro en una ocasión y caí, por suerte no se escucho más que un sonido hueco y me escondí con rapidez.

Suspire esperando no haber llamado la atención de nadie.

Seguía observando todo con detenimiento todo mi alrededor sin dejar detalles de lado, de repente perdía la huella de Beleriand, después volvía a encontrar el rastro y seguía, me preocupaba algo, en el fondo me decía el instinto que estaba haciendo algo arriesgado, que debía salir. Sí, pero mi orgullo, mi orgullo me pedía desesperadamente completar el reto, y no solo completarlo si no ganarlo.

Forcé a mis patas a andar mucho más rápido, entre las sombras por supuesto, dando algunos saltos veloces, esquivando algunas cosas hasta que llegue cerca del mayor. Fueron algunos pasos más y creo que ya estábamos completamente dentro del lugar.
Me escondí entre la obscuridad del lado opuesto a Beleriand, podía verlo bien y seguro que el también a mí, así me sentiría un poco más seguro.

Note que no había ruido, nada, como si no hubiese protección ahí. ¿Tanto nos habíamos preocupado por nada?, no lo sabía, me resultaba sospechoso. Me sentí incomodo con tanto silencio, me desesperaba no escuchar sonidos, me ponía nervioso y tenso. Presentí entonces que no era nada buena nuestra situación. Gruñí por lo bajo, era la tensión del ambiente lo que me hacia ponerme a la defensiva. Aferre mis patas al suelo para intentar calmarme un poco pero aun sospechaba.

Mire de reojo al albino. Una parte de mi quería tomar algo lo antes posible y salir corriendo por donde llegue pero otra me mantenía algo paralizado. Entonces recordé, si, estaba nuevamente en ese edificio, ese edificio que estaba encima de las catacumbas en las que me perdí, ese pasadizo por el que escape y en ese lugar donde conocí a cierto humano. Trague saliva y di unos pasos al frente buscando rápido algo que tomar. –Tengo un mal presentimiento Beleriand- Fue todo lo que le dije. Entonces mis oídos captaron algo, sonidos acercándose…
avatar
Orfeo
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 115
Puntos : 92
Fecha de inscripción : 09/11/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Giovanni Crivello el Mar Mayo 08, 2012 10:14 pm

El sonido de la puerta sonó seco al ser cerrada nuevamente por hombres del escuadrón. La orden había sido esa junto con esperar en cada rincón, cualquier movimiento para atacar.

"Jamás creí que su intelecto fuese tan estúpido como el de un perro, pese a que tienen la apariencia de tal."

Hablé y mi voz resonó en la cámara de torturas mientras que el lugar se iluminaba por la repentina luz de las velas. Un pequeño favor que le había pedido a una de mis pequeñas y adorables mascotas. La luz les dejó al descubierto en sus formas híbridas que lograban llegar a ser, en cierto punto, repulsivas.

"¿Podría saber que los ha llevado a cometer tal estupidez?"

Pregunté realmente sorprendido por su osadía, o mas bien decepcionado por su falta de criterio al ir a meterse a la boca del león. Supongo que bien sabían que palabras como piedad solo eran cosas que podíamos pedirle a dios.

En el aire comenzaba a sentirse un aroma dulce que poco a poco se fue intensificando, por supuesto para nosotros no dejaba de ser mas que un incienso pero para las narices de los lobos se volvía un potente tranquilizante a demás de ser sensitivamente molesto para sus mucosas.

"No puedo creer que tengan el descaro de entrar aquí creyendo que somos lo suficientemente estupidos para primero, sentirlos, y segundo... atacarlos."

Mi mirada se agudizó en una mueca sádica, y es que aunque prestaran algún tipo de exagerada resistencia, disfrutaba sus miradas. Disfrutaba cada segundo dentro de esa cámara. Quisieran o no, este era nuestro territorio y mal que mal, teníamos ventaja, no por nada nos dedicabamos a cazarlos.

"Beleriand... y Orfeo..."

Mi mueca se hizo aún más clara al identificar a ambos perros vagos.




avatar
Giovanni Crivello
Admin
Admin

Mensajes : 380
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 21/08/2011
Localización : Vaticano

Ver perfil de usuario http://cross-fire.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Beleriand el Miér Mayo 09, 2012 6:08 pm

Me volteé inmediatamente al sentir los pasos que se acercaban, y mi cuerpo se entumeció, rígido por el pánico causado por las mil imágenes que pasaron por mi mente en sólo unos segundos desde que aquel hombre ingresó a la habitación. Volví a mi forma humana, como pude pese al miedo y desesperación.

Dí un bocado de aire, cerré los ojos por un momento...intentando calmarme, el chico debería estar igual de asustado y no podía mostrar desesperación, sino todo habría acabado. Hablar era solo gastar saliva y tiempo con sujetos como él, el sadísmo podía verse en sus ojos, y el deseo de crear una escena morbosa podía olerse en el aire.

El ambiente comenzaba a sentirse pesado, mis ojos intentaban cerrarse contra mi voluntad. ¿Qué mierda era todo esto?

...

Lo olvidaba...¡¿Cómo pude olvidar algo tan crucial?! Aquel aroma paralizante que fue causante de que hubiera sido capturado hace años atrás. Deja vu...todo era casi igual, exceptuando por la compañía y que obviamente el sujeto no podía ser el mismo.

¿Lo conocía?...¿Me conocía? Imposible. Mi encierro había sido hace más de 200 años...ningún humano puede vivir hasta esa edad ¡Menos verse así de joven! ¿Qué estaba pasando? Mi mente a penas podía reaccionar, solo quería cerrar mis ojos, se estaba volviendo pesado mantenerlos abiertos...No, no podía sino todo acabaría para ambos.

Volví la vista hacia Orfeo, sus ojos también comenzaban a cerrarse.
avatar
Beleriand
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 273
Puntos : 186
Fecha de inscripción : 31/08/2011
Localización : Afueras de la ciudad

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Orfeo el Miér Mayo 09, 2012 6:23 pm

Fueron momentos de tensión para mi, de repente solo escuche como las puertas se cerraron en seco y un hombre se nos iba acercando. Voltee y note a Beleriand nervioso. Algo pasaba, y ese algo no era nada bueno, por lo menos para tener así de paralizado al otro supuse todo. Gruñí una vez más, yo no volví a mi forma humana aunque el otro sí.

-¿Q-que pasa?- Hable pero fue en vano. Fue como si no hubiese dicho nada. El humano se acerco y conforme se iba acercando un aroma molesto comenzó a invadirme la nariz. Si, al principio me lastimaba pero luego me obligo a calmarme, desapareció mi tensión a tal punto que mi forma hibrida se esfumo involuntariamente y quedo solo mi cuerpo humano, un cuerpo humano que se comenzaba a adormilar.

Abrí mis ojos cuanto pude viendo al humano, pude escucharle apenas pero lo más extraño es que dijo mi nombre. ¿Mi nombre?, ¿como demonios lo sabría?, no me agradaba para nada su actitud. Encima llamándonos perros y estúpidos, si no fuera porque los ojos se me estaban cerrando le hubiese saltado encima sin duda y hacerle tragarse sus palabras, pero algo no andaba bien, me estaba cayendo.

Lance una mirada de desprecio al hombre frente a nosotros y le mostré mis colmillos, pero mi cuerpo fallo finalmente y caí al suelo, parpadeaba luchando por mantenerme despierto pero no podía, sentí que estaba a punto de quedarme dormido. ¿Estaba asustado?, no, solo preocupado y bastante molesto.
avatar
Orfeo
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 115
Puntos : 92
Fecha de inscripción : 09/11/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Giovanni Crivello el Miér Mayo 09, 2012 7:20 pm

"Oh, vaya, me tientan esos ojos" Comenté con sorna mientras veía como el aroma del incienso aquel comenzaba a hacer un excelente efecto.. "Me pregunto si debería arrancar sus corneas para no olvidar tan hermosa mirada."

Mis pasos avanzaron por la sala, recorriendo por la orilla de uno de los estantes con llave, como si no hubiese nadie ahí en la sala. Lo abrí y tras sacar un par de sogas y un látigo volví a hecharle llave.

"Les recomiendo que no se queden dormidos, quiero decir, sería demasiado aburrido y me vería en la obligación de... despertarlos por la fuerza." Di un silbido suave y mantenido. Al cabo de unos segundos entraron dos hombres de mi confianza (obligatoria) para ayudarme con los intrusos. Me encargué del peliazul que hasta hace poco había rondado nuestra instalación. Con una patada le obligué a quedar boca abajo en el piso, poniendo el mismo pie sobre su espalda para evitar que hiciera cualquier intento por levantarse. Tras eso amarré sus manos a su espalda y estas a su cuello, todo con la misma soga. Igualmente hicieron con el albino aquel.

Admito que si algo disfruté fue la expresión que pusieron al oír sus nombres de mis labios.




avatar
Giovanni Crivello
Admin
Admin

Mensajes : 380
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 21/08/2011
Localización : Vaticano

Ver perfil de usuario http://cross-fire.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Beleriand el Sáb Mayo 12, 2012 8:03 pm

Mi cuerpo se sentía pesado y no podía responder correctamente. Me sentía lento y atontado, pero mi mente seguía funcionando como siempre, lamentablemente eso significaba mi completa impotencia frente a los que estaba sucediendo, las maldiciones e insultos contra el humano no cesaban, pero ¿de qué servía todo eso si no era capaz de liberarme?. Era todo tan desesperante.

Llegaron más hombres y nos apresaron, pese a haber ejercido la mayor cantidad de resistencia posible. ¡Maldición! todo parecía inútil. Las amarras nos dejaron completamente inmoviles, lo único que me quedaba libre eran las piernas, las cuales apenas podían soportar mi propio peso en ellas. ¿Todo estaba perdido? Nadie vendría, nadie sabía que nos encontrabamos aquí...En que mierda había metido a Orfeo, ¿con cuál objetivo? Me maldecía a mi mismo y a mi estupido orgullo por esto.

Como pude me moví safándome de los hombres, en dirección al primer humano con el que nos habíamos encontrado, empujándolo. Si llegase a existir una forma de escapar prefería que Orfeo la tomara, mientras aquel hombre se encargaba de mi.
avatar
Beleriand
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 273
Puntos : 186
Fecha de inscripción : 31/08/2011
Localización : Afueras de la ciudad

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Orfeo el Sáb Mayo 12, 2012 8:24 pm

Odie a aquel humano cuando me pateo, emití un gesto de desagrado y quede contra el suelo cuando puso su pie encima de mi espalda. No entendía bien… ¿Cómo demonios se atrevía el otro a hacerme eso?, lo peor de todo era que no me podía mover bien. Mi nariz más inexperta que la del albino estaba bastante expuesta, luchaba, en serio que luchaba incansablemente por no cerrar mis ojos. –M-maldi-to- Dije entre balbuceos.

Admire por momentos a Beleriand cuando se abalanzo empujando al otro. Quería hacer algo yo y me puse de pie apenas. Trate de correr a alguna de las salidas pero no iba con una velocidad muy eficiente. Negué al darme cuenta que mientras el incienso siguiera ahí no podría moverme. Lo mejor que pude hacer es procurar intentar hacer algo. Ayudarle al otro licántropo.

-S-eras idiota maestro, n-os van a matar- Sonreí con extrañeza, divertido de mis propias palabras. Me puse a lado del albino intentando secundarlo, no sabía bien que pasaría, pero si íbamos a escapar, escaparíamos los dos, si nos iban a atrapar, seria a los dos. Algo en el mayor, me recordaba a mí mismo, quizás fue el sentimiento encontrado de al fin tener un contacto con alguien de mi misma especie. –A ver qué hacemos- Dije en un susurro casi para mí mismo.

Por desgracia para nosotros, los hombres nos tenían bien rodeados, el humano líder parecía bastante confiado, las salidas cerradas y claro, el maldito incienso dejándonos más débiles de lo normal ante los humanos.
avatar
Orfeo
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 115
Puntos : 92
Fecha de inscripción : 09/11/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Giovanni Crivello el Sáb Mayo 12, 2012 9:58 pm

El empujón del albino me tomó por sorpresa, de no ser porque detrás estaba uno de los estantes seguramente hubiese caído al piso con él. Le empujé con fuerza sin embargo tuvieron que sacarlo de encima los otros sacerdotes. Uno de los hombres que lo contenían se desesperó tras mi mirada llena de ira, pero me controlé y decidí que luego me encargaría de... reprenderlo por la situación.

"No puedo creer que aún no sepan que les conviene más portarse como buenos perros." Luego de alejarme unos pasos hacia atras y recuperar mi estabilidad decidí que no sería benevolente. Con el látigo en mi mano les propiné dos golpes en sus piernas para intentar hacerlos caer. Otro silbido llamó a tres hombres más quienes ingresaron con sigilo.

"Quitenles esas cuerdas y ocupen una cigueña para cada uno. Llévenlos al calabozo."

Fue lo último que dije, no tenía intenciones reales de gastar mi fuerza y energía con ellos. Aún estaban demasiado altaneros.

"Veremos que dice el santo padre respecto a ustedes."

Entre dos tuvieron que lidiar para lograr poner los artefactos en ellos y poder inmovilizarlos de una manera mas efectiva. Les permití ocupar la fuerza bruta, golpes y patadas en caso de ser necesario. Unicamente me dediqué a mirar y a descargar mi ira en el mango del látigo que preferí no volver a alzar.

Spoiler:

La cigueña: Instrumento de tortura de la inquisición que consistía en un armazón de metal en el cual al condenado se le obligaba a adoptar una incomoda posición que al cabo de unos minutos derivaba en adormecimiento e incluso calambres en diferentes zonas del cuerpo. A medida que más pasa el tiempo los dolores se vuelven más intensos.




avatar
Giovanni Crivello
Admin
Admin

Mensajes : 380
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 21/08/2011
Localización : Vaticano

Ver perfil de usuario http://cross-fire.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Beleriand el Lun Mayo 14, 2012 4:19 pm

¿Maestro? O el incienso me estaba pasando una mala jugada o realmente lo había dicho. Esa palabra generó sentimientos encontrados en mi, por un lado una pizca de felicidad, hacía mucho que alguien no me hablaba con respeto como tal. Por otro lado junto con la impotencia de no poder hacer nada por quien, al fin, me elogiaba solo con una palabra y un poco de tristeza. ¿Sería que había dejado su orgullo de lado resignado a un inminente final?

El humano habló, solo pude reir antes de mirarle a penas con desprecio. Escupí a sus pies, más no dije nada, no podía. Además debía, dentro de lo posible, controlarme para no meter en mas lios al chico. Ver que hacemos...Sí, debíamos pensar en algo pronto.

Aquellas máquinas se nos fueron puestas. Al comienzo no se sentía más que una ligera incomodidad, pero sabía que esto era progresivo...

Por mi mente pasaban mil posibilidades. Estúpido...había olvidado la escencial, tardía, pero escencial que podría darnos un milagro. La noche se iba y con ello llegaría el día...Lógico, más lo que sería para nosotros dos la salvación era lo que vendría luego del sol. La luna llena.

Rogaba por que soportaramos hasta el anochecer.
avatar
Beleriand
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 273
Puntos : 186
Fecha de inscripción : 31/08/2011
Localización : Afueras de la ciudad

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Orfeo el Lun Mayo 14, 2012 6:00 pm

Era muy probablemente por ignorancia que no temía demasiado a lo que nos pudieran hacer, o quizás existía una segunda razón, probablemente… mi inminente odio hacia los humanos, ver al humano dar órdenes me hizo sentir rabia interna y decidí que no mostraría temor. Sin duda en mis ojos no había ni rastros de miedo, simplemente podía estar nervioso, nervioso porque el instinto no puede ser engañado,
ese instinto que nos saca a veces de problemas y nos incita a sobrevivir.

Pronto me fue puesto un extraño instrumento que me paralizaba el cuerpo, incomodidad pronta. De veras que necesitaba hacer algo, pero no ayudaba el incienso, tampoco ayudaba mucho que la noche estuviese pasando y el día llegara poco a poco. Mire al lobo mayor, no pude evitar soltar una risa cuando escupió a los pies del hombre. –Ja, que divertido tu reto- Me sorprendía a mi mismo que hasta en este tipo de situaciones seguía siendo un muchacho capaz de hacer esos comentarios sarcásticos al respecto.

Mi mirada estaba sobre el hombre que nos había capturado ahora, le miraba con cierta furia guardada, como un resentimiento, un sentimiento extraño que solo expresaba a ciertos hombres que me traían desagradables recuerdos.

¿Qué íbamos a hacer?, esa era ahora la cuestión, tendríamos que pensar en algo, y tendría que ser algo pronto. Sonreí con sorna y retador al recordar que esta noche la luna estaría en su punto máximo. Ya veremos que tan bien nos la pasamos en la noche, por ahora, me bastaba con pensar en algo, mantenerme atento y no dejarme intimidar.

Después de todo, el reto aun no había acabado…
avatar
Orfeo
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 115
Puntos : 92
Fecha de inscripción : 09/11/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Giovanni Crivello el Lun Mayo 14, 2012 6:35 pm

Mi desprecio por el albino volvía a crecer, pero por su mirada podía notar que los documentos no mentían y bien sabía él las consecuencias de ser capturados. En cambio el otro muchacho, de mirada irritada e imprudente no parecía nunca haber entendido lo que era la inquisición, lo que era el castigo de dios.

"Se ven confiados... ¿Es por la luna de mañana?"

Reí mientras los terminaban de amarrar, los cargaban y depositaban sobre las mesas del fondo de la sala. Manteniendo por supuesto el artefacto en sus cuellos y estando ahora a solo unos metros del lugar de origen del incienso. Una pequeña brasera a los pies de la mesa del peliazul.

"Sí, posiblemente puedan escapar, pero aún hay 24 largas horas para torturarlos lo suficiente para que no se les ocurra volver a meter sus narices y sus sucias patas dentro de territorio santo."

Rara vez solíamos cazarlos a ellos, porque en verdad se comportan como animales salvajes, no se mezclan con los humanos y el daño que generan es poco, tan solo una noche por mes. En cambio los vampiros eran estafadores que se mezclaban entre la gente y los engatuzaban con sus artimañas, a esos si los disfrutaba cazar como un gato a un ratón.

Entonces no podía entender la estupida acción cometida por ambos.

"¿Planean algo? ¿Querían sabotear algo? De ser así tendrán que confesarlo por las buenas o por las malas. Creo que se confiaron demasiado."

Ordené a los hombres tras la puerta que se marcharan, dentro solo quedaron algunos nuevos seleccionados, 3 hombres a demás de mí. Comenzariamos la tortura.

"Que dios se apiade de ustedes."

Hice la señal de la cruz frente a ellos antes de comenzar, un balde de agua bendita fría y otro de agua hirviendo para cada uno. Tras eso dejé que los hombres dieran castigo por media hora a gusto. Usaron mas que nada látigos, una mierda del arcenal que había para esas 24 horas.




avatar
Giovanni Crivello
Admin
Admin

Mensajes : 380
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 21/08/2011
Localización : Vaticano

Ver perfil de usuario http://cross-fire.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Beleriand el Lun Mayo 14, 2012 7:08 pm

Poco a poco, luego de haber salido de la habitación, el efecto del incienso se iba desvaneciendo y por fin pude articular más de una palabra, pese a que aun mi mente estaba un poco nublada. Pero era capaz de escuchar cada palabra claramente.

- Exacto, podré deformar tu asquerosa cara. En el nombre de Dios -respondí con una sonrisa pícara y burlona en mi rostro. Realmente estos sujetos me enfermaban más que cualquier otro humano, más que los vampiros. Pues mataban, torturaban, violaban y robaban...todo en nombre de su Dios. ¿Territorio Santo? ¡HA! Su tierra se encontraba tan impura como un burdel.

-Planeabamos Santificar vuestra tierra- ¿Qué sentido tenía hablar con la verdad a este sujeto? Prefería mofarme, así por lo menos la tortura no sería solo dolor, que por cierto, no duraría demasiado, teníamos una cicatrización bastante rápida en comparación con la e los humanos.

Cuando comenzaron, imágenes de mi experiencia en el lugar aparecieron, más solo dejé que se manifestaran con algunos escalosfríos por la espalda, los cuales se confundían con los estremecimientos de dolor ante ambos líquidos. Él no podía oler el miedo, por lo que si no lo expresaba verbalmente siquiera lo notaría.
avatar
Beleriand
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 273
Puntos : 186
Fecha de inscripción : 31/08/2011
Localización : Afueras de la ciudad

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Orfeo el Lun Mayo 14, 2012 7:45 pm

Fuimos llevados hasta unas mesas donde poco a poco fui volviendo a la normalidad, quizás porque ya la nariz sensible se había acostumbrado un poco mejor al incienso, al menos podría aguantar algo mejor sin desmayar. El humano habla y sigo con mi burlona sonrisa sin hablar nada. Incluso me doy el gusto de bostezar. –Que aburrido- Dije sin pensar en lo que vendría luego.

Escuche al albino y no pude evitar tomar divertidas sus palabras. – ¿Vas a deformarle el rostro Beleriand?, le harías un favor- Burlón escuchaba lo que decía con tanta calma que incluso era difícil creer que nos fueran a torturar.

Al menos hasta que cubrieron mi cuerpo con agua, primero fría, no sentí más que el agua porque estaba acostumbrado al frio, sin embargo el agua hirviendo si me hizo gruñir fuerte. Demonios, si que había sido molesta el agua recorriéndome la piel hasta ponérmela roja, a pesar de regenerarme con rapidez no le quitaba lo molesto.

-Un pequeño juego solamente- Sonreí. –Recordaba repugnantes a los humanos, pero creo que aquí son todavía peores los malditos.- Sentí un calambre en una de mis piernas por el tiempo que llevaba sujeto con el objeto que impedía los movimientos libres de ambos. Moví mis manos y gruñía amenazante a los hombres que no se atrevían a acercarse a mi rostro, me torturaban como podía el resto del cuerpo pero note bien como se alejaban de mi rostro.

-También se han acobardado más- Serio permanecía sin darle el gusto a nadie de oírme gritar, como fuera me aguantaba, mordiéndome los labios, gruñendo y lanzando miradas asesinas que al parecer tenían un buen efecto. Satisfecho por oler el miedo de algunos hombres.
avatar
Orfeo
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 115
Puntos : 92
Fecha de inscripción : 09/11/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Giovanni Crivello el Lun Mayo 14, 2012 9:06 pm

"Te debería cortar la lengua."

Le dije con una mirada fría y sádica al peliazul que al parecer ocultaba su miedo y su... impotencia y eventual fracaso en esa actitud de mierda. Debería tal vez seguir el ejemplo de su compañero. Al menos el no pecaba de idiota, me parecía que conocía su lugar pero aún asi mantenía parte de su orgullo. Me pareció una linda mascota.

"Usen las brazas en sus pies, tienen permiso para violarlo si así lo desean también."

A pesar de sonar como una oferta fue una orden dada a aquellos dos que trataban con el azul. Por mi parte me acerqué al albino y le tomé del cabello, obligandolo a hechar la cabeza hacia atrás.

"No me dirán que andaban haciendo aquí?"

Consulté de nuevo y esta vez le amenazé con una pequeña daga que puse en su cuello. Esperaba que cooperaran o seguiría divirtiendome hasta que sintiera el aburrimiento.

"¿No creo que desees perder tus garras y colmillos, verdad?"

En la otra mano sostenía un alicate especialmente dedicado para esta labor, que por supuesto no quería ocupar~ Confiaba en que se arrepentirían luego de su escarmiento.





avatar
Giovanni Crivello
Admin
Admin

Mensajes : 380
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 21/08/2011
Localización : Vaticano

Ver perfil de usuario http://cross-fire.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Beleriand el Lun Mayo 21, 2012 10:32 pm

Miré con desesperación hacia Orfeo luego de las palabras de aquel hombre. No sabía como ayudarlo, pues antes de que pudiese tratar de moverme hacia él, el humano jaló de mi cabello amenazándome con una daga. La posición era tan incomoda que ya comenzaba a doler.

-Ugh...Es...¿Realmente relevante? -pregunté con un gran tono de ironía. Pues aun diciendole seguiría saciando aquella sed de verdugo que corría en sus venas. -...-Guardé silencio un minuto después de su amenza, realmente le gustaba aquello, deseaba ver el miedo en mis ojos, el temor de ser humillado. Más no le daría en el gusto. -Aun sin colmillos o garras...seré capaz de aplastarte...-respondí al fin.

Sería, absolutamente una larga, larga noche, y mas que mi mismo me preocupaba el lobo más joven, someterlo a tal humillación...¿En que mierda se había convertido la iglesia Católica? Incluso, no les importaba que no fuesen humanos.

-Deja al chico...-pedí con cierta humildad.
avatar
Beleriand
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 273
Puntos : 186
Fecha de inscripción : 31/08/2011
Localización : Afueras de la ciudad

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Orfeo el Mar Mayo 22, 2012 3:12 pm

Escuche al humano, me divertía saber que mis palabras llegaban a molestarlo hasta cierto punto. No por ello estaba más tranquilo, sentí que comenzaba a volverse más fuerte la incomodidad en mi cuerpo y el dolor de estar en la misma posición tanto tiempo. Más palabras salieron de la boca de nuestro captor. ¿Qué demonios estaba diciendo?, le mire con odio.

Note que el albino no estaba en mejores condiciones que las mías, al contrario, de mi creo que el ya bien sabía lo que nos podría suceder. Yo por mi lado note a otros hombres acercándose. Yo gruñí con fuerza intentando alejarlos, no podía estarme quieto pero no podía hacer mucho, al menos no ahora, tan solo podía gruñir, lanzar miradas de desprecio y odio.

Sin embargo me ponía nervioso, la actitud del lobo albino, al parecer realmente estábamos en problemas, no solo eso, si es que escuche bien, Beleriand estaba pidiendo que me liberaran.

Hasta cierto punto yo era ignorante de lo que nos fuera a suceder, más que eso podía llegar a ser un tanto inocente, si bien tenía conocimiento de algunas cosas, puede que no con detalle suficiente, para mí, la mayoría de cosas eran regidas por el instinto, de esta manera solo existen las reacciones de defensa ataque y otras básicas, la supervivencia, la continuación de la especia, etc. Pero no por ello dejaba de ser humano, era eso lo que me mantenía consiente y con este nerviosismo de no saber lo que luego sucederá.
avatar
Orfeo
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 115
Puntos : 92
Fecha de inscripción : 09/11/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Giovanni Crivello el Mar Mayo 22, 2012 7:37 pm

"Oh... crees que me intimidas? Incluso si lograras herirme o matarme detrás de mi no solo hay un ejercito de hombes, sino también hay seres tan "inmortales" como ustedes que pueden arrebatarles el orgullo facilmente."

Hice un pequeño corte en la piel del albino, cercano a la base de su cuello cuidando no cortar alguna vena importante, pero si rebanar el músculo de su hombro. Le vi oponer resistencia a mostrar debilidad, pero eso solo me incitaba más y más, incluso sus palabras fueron exquisitamente tentadoras.

"¿Por qué debería dejarlo? Están a punto de darle un buen rato~"

Mis hombres buscaban excitarse pese a la presión y para ello utilizaban la tortura contra el peliazul uno de ellos, el más valiente supongo, aprovechó la posición y se abrió camino a la fuerza en su interior, cosas como la delicadeza no eran vistas en esa sala. Después de todo pese a gruñir y lanzar miradas, el no era más que un cachorro inmovilizado.

"Tu castigo será mirar su humillación." Le dije a Beleriand con una sonrisa y luego me incliné para susurrar en su oído.

"Tienes un alma muy cruel para arrastrar a otros hasta aquí. ¿O debería decir que eres muy estúpido? Entre ustedes tu eres el que más sabía como iban las cosas aquí. ¿O es que era tu intención que esto sucediera?"

Me alejé unos pasos, no iba a manchar mis manos esa noche, lo había decidido desde el comienzo, sin embargo más allá de la violencia, amaba ver su orgullo trizado.

"Las jugarretas de niños no se permiten aquí."

En la puerta se escuchó un llamado, pese a que me molestaban las interrupciones me dirigí a la puerta siendo conciente de que si alguien había desobedecido mis ordenes, era por algo importante. Era un oficial, venía herido y traía noticias del exterior. Escuché lo que me dijo y en mis manos depositó algo importante, no para mí, por supuesto. Ni siquiera el numero de sacerdotes muertos me era importante, sino lo que habían conseguido. Después de todo, los sacrificios son necesarios.

"Creo que también debería agradecerte por nuestra otra cazería de esta noche. Supongo que esto te puede parecer familiar."

Se lo lanzé a su abdomen. Era cabello, una cola de cabello rojo.




avatar
Giovanni Crivello
Admin
Admin

Mensajes : 380
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 21/08/2011
Localización : Vaticano

Ver perfil de usuario http://cross-fire.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Beleriand el Lun Mayo 28, 2012 9:13 pm

Todo se me hizo irrelevante cuando ví aquellos cabellos rojos en las manos de aquel hombre. Eran de Lesther. Mi mente se nubló por completo y la sangre comenzó a hervirme, mis ojos solo miraban fijo las ebras de pelo en su mano. Y mi cuerpo...se descontroló. Comenzó a mutar entre humano y bestia, poco a poco la cárcel que me ataba comenzó a flaquear. No supe más de mí.

Su cuerpo se avalanzó contra el hombre de cabello negro, aun con las piernas encarceladas, solo bastaba tener las manos libres para actuar sin pensar. No iba a ser presa fácil en esa posición. A primeras logró escapar, pero Beleriand estaba completamente cegado frente a la ira, la desesperación y la incertidumbre.

Jamás pensó que algo así podría ocurrirle, normalmente era bastante cuerdo y controlado con sus transformaciones y los ataques que hacía. Nunca había perdido la razón contra alguien ni se había transformado contra su voluntad. Poco de eso le importaba ahora, destruiría lo que estuviera a su paso, hasta encontrar aquello
aquel que le devolvería la paz.

De Giovanni fue contra los guardiar, uno de ellos no fue lo bastante veloz ni afortunado como su compañero. Con su garra derecha le desgarró el cuello, levantándolo hasta el cielo, separando su cabeza de el resto de su cuerpo. Solo en un movimiento, rápido y certero.
avatar
Beleriand
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 273
Puntos : 186
Fecha de inscripción : 31/08/2011
Localización : Afueras de la ciudad

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Orfeo el Mar Mayo 29, 2012 3:30 pm

Me empezaba a preocupar más porque el hombre pelinegro dio órdenes que seguramente no eran nada buenas para mí. A pesar de mis gruñidos lo cierto era que mis movimientos estaban demasiado limitados.

De repente uno de esos hombres se acerco demasiado… demasiado. Termine por sentir dentro un dolor que sin aviso pareció… era tan incomodo, ¿Qué demonios me estaban haciendo? –Aaa!, suel-tenme!- Gruñí y me comencé a quejar, sentía extraño, sentía ganas de asesinar ahí a todos e irme. Maldición, si hubiese hecho caso a mis instintos me hubiese librado de todo esto, pero mi orgullo, mi jodido orgullo me llevo a esto.

Estaba prestándole demasiada atención a la tortura que estaba pasando y no me di cuenta de que el humano hizo algo más, algo que encolerizo a Beleriand. No fue sino hasta después que escuche gruñidos, y voltee mi cabeza hacia un lado, encontrándome con ni más ni menos que una enorme creatura albina ardiendo en ira.

Sentí un escalofrió, parecía ser contagioso, parecía querer afectarme a mí también la misma locura que le estaba dando al otro, mas con lo que me estaban haciendo. Cerré duro mis ojos y cuando los volví a abrir tenían un tono mucho mas encendido, un brillo asesino sin igual. Me tense y sentí dolor, más que nada porque ya de por si era incomodo el objeto que estaba sujetándome el cuerpo y me había dormido los músculos, ahora con todo mi cuerpo tenso, era peor.

Sentí como me brotaron de los dedos mis garras, la cara se me comenzaba a deformar, me empezaba a salir un hocico de lobo y el cuerpo se me comenzaba a cubrir de pelo. Me estaba apretando de más aquel objeto, pero aun no lograba zafarme del todo, mientras Beleriand ya estaba atacando, lo luchaba como un animal buscando escaparse de alguna trampa que lo mantenía preso.
avatar
Orfeo
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 115
Puntos : 92
Fecha de inscripción : 09/11/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Giovanni Crivello el Mar Mayo 29, 2012 9:52 pm

El lobo se exasperó realmente mucho más de lo que había pensado que haría, pero si algo había a nuestro favor era que su concentración ahora estaba puesta en algo más que en nosotros.

Tras el fuerte empujón que no pude evitar caí al suelo, golpeandome levemente la cabeza, aprovechandome de que atacaba a uno de los hombres me escabullí hasta una de las puertas ocultas en la sala de tortura. Seré el lider pero no soy tan estúpido para enfrentar la cólera de ellos.

Una vez estuve a salvo ya fuera de la sala di la orden de resguardarse a la gran mayoría. Posteriormente les deje oír mi voz a los lobos.

"Sería mejor que fueras a buscar al muchacho aquel en vez de seguir metiendote, y metiendoles en problemas, Beleriand."

¿Que si estaba siendo cobarde? Tal vez, pero de ahí también nace la astucia, no tengo intenciones de ser un dios muerto, pese a que eso dificilmente pasaría. Por sobretodo busco la mejor manera de hacer mi trabajo.

"Espero que nunca más vuelvan a este sitio o nos veremos en la obligación de comenzar a cazarlos, y creeme que no partiremos por tí, albino."

Mi voz y presencia desaparecieron, escabullirme en el vaticano no era algo difícil, y si ellos deseaban continuar aquello primero tendrían que matar una centena de hombres antes de enfrentarse de nuevo conmigo.




avatar
Giovanni Crivello
Admin
Admin

Mensajes : 380
Puntos : 251
Fecha de inscripción : 21/08/2011
Localización : Vaticano

Ver perfil de usuario http://cross-fire.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Beleriand el Sáb Jun 09, 2012 6:09 pm

Las palabras del humano eran inaudibles para el albino en su desesperación y cólera, siquiera podía diferenciar con certeza cuales eran sus aliados y enemigos. Si no fuera por su olfato, que aun le entregaba un poco de razón y realidad, quizás el joven Orfeo no hubiera sido la excepción a los ataques de Beleriand.

Giovanni huyó como un cobarde, más ello no lo calmó. Sus gruñidos y ahullidos se hicieron escuchar por todo el vaticano, incluso más alla de esas grandes murallas. Destrozaba todo lo que tenía a su paso, e incluso los cedantes y golpes que su cuerpo recibía no significaban nada para él. En aquel estado similar al de un ulfhednar o berseker. La ira corría por sus venas y sus pies solo se movían en circulos intentando encontrar
algo. Llegó a la entrada del Vaticano, donde se encontraba un tumulto de gente, y...un olor familiar. El aroma del vampiro de cabellos rojos.
avatar
Beleriand
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 273
Puntos : 186
Fecha de inscripción : 31/08/2011
Localización : Afueras de la ciudad

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Orfeo el Jue Jun 14, 2012 5:50 pm

Al final el objeto que me tenía preso acabo por ceder ante mi fuerza bruta que afloraba cada vez más. En el último instante que me quedo de cordura note que Beleriand atacaba, estaba muy tenso, no sabía bien que… pero algo había pasado, algo estaba pasando.

Apenas me solté note como ya no estaba el humano en aquel lugar. Entonces, de repente Beleriand ya no estaba ahí, había escapado antes de que yo pudiera darme cuenta.

Use la fuerza mis patas para intentar huir al igual que el otro que ya había desaparecido tras armar un fiero revuelto en la sala de torturas. Corría cada vez más rápido, pero sin poder igualar a Beleriand debido a que la furia y la habilidad del mayor eran muy superiores a la mía. Me impulse y corriendo por uno de los pasillos escuche con claridad… un aullido, un aullido fuerte que logre identificar, era el albino, y por el sonido que escuche, mi compañero se encontraba ya bastante lejos.

Mis ojos reflejando ahora el instinto animal. Me enfocaba en salir del lugar hasta que lo logre, Salí del lugar, pero aun estaba en el vaticano, divise de lejos a Beleriand. Yo buscaba por donde alejarme al bosque, esto no había sido una buena idea.
avatar
Orfeo
Licántropo
Licántropo

Mensajes : 115
Puntos : 92
Fecha de inscripción : 09/11/2011
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: R e t o

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.